15 febrero 2018

Omnia sponte fluant, absit violentia rebus

Buscando, como siempre, otra cosa en la red, encontré hace unos días un libro (1) publicado con motivo del cuarto centenario de Comenius que me hizo recordar cómo los principios de la "educación moderna" ya fueron formulados en el siglo XVII. Para reflexionar...

En el capítulo titulado 'EL PENSAMIENTO EDUCATIVO DE COMENIO', Pablo Latapí nos habla, a partir de la página 150, de 'La concepción didáctica':

De lo anterior fluyen las normas del arte de la enseñanza. El gran principio es que todo aprendizaje deriva de la naturaleza y debe ser conforme a ella, “sin golpes, sin rigor ni presiones”. De este principio se derivan tres normas fundamentales:

1) Omnia gradatim: el aprendizaje debe ser gradual.
2) Autopsia, que significa que es el alumno el principal autor de su educación, y
3) Auto-praxis, o sea que el conocimiento debe ser aplicado siempre que sea posible.

Lo esencial de su método es esa “progresión sintética”, que implica: distribuir las materias conforme a la edad de los alumnos, graduar cuidadosamente los contenidos de modo que cada conocimiento signifique un progreso respecto al anterior y repartir las asignaturas conforme a un plan. Como en la naturaleza, hay que proceder de lo simple a lo complejo, de lo particular a lo universal, de lo conocido a lo desconocido, de lo regular a lo irregular y de lo concreto a lo abstracto.
(…)

La organización de la enseñanza y el método
Comenio es más conocido generalmente por el “método objetivo” que propuso, que dio lugar a la llamada enseñanza intuitiva y las “lecciones de cosas”. Este método consiste en poner al alumno en contacto con los objetos o sus representaciones –a través de los más sentidos posibles– para que él experimente activamente con ellos. Implica estimular la observación, la descripción y comprensión, el análisis, la retención y la aplicación.  Como auxilio didáctico, Comenio propuso –ejemplarmente en el Orbis Pictus– unir a la palabra y concepto la ilustración del objeto. A través de 150 imágines de Dios y del mundo, el alumno tiene ante los ojos piedras y metales, flores y frutos, actividades humanas y fenómenos de la naturaleza. El mostrar a la imaginación el objeto facilita que omnia sponte fluant, absit violentia rebus (fluya todo con naturalidad, no se violente nada) como reza el pie de grabado de la portada del Orbis. El papel del maestro es estimular y conducir el aprendizaje con esos apoyos.
(1)  Aguirre Lora, Georgina Mª Esther (coord.), Juan Amós Comenio: obra, andanzas, atmósferas, UNAM, México, 1993 (pág. 150 y ss)  https://books.google.es/books?isbn=9683630219

Comenio, considerado el padre de la didáctica, defendía la importancia del poder de la educación para mejorar al hombre y a la sociedad. La educación debía ser universal, tener orden y método, ser amena. El alumno debería ser el centro de atención. Para Comenio, enseñar se debe a una disposición de tres cosas: tiempo, objeto y método.

Comenio dio inicio a los textos ilustrados para niños, con figuras de animales y acciones, graduados de fácil a difícil, haciendo que el alumno pudiera entender con mayor facilidad. Fue el primero que presentó una metodología de la educación basada en la unión de la pedagogía con la didáctica. Es conocido por sus contribuciones a las técnicas de enseñanza que, junto con sus principios educativos, se desarrollan en su gran obra Didáctica Magna.

Su Orbis Pictus (1658) muestra un mundo visible en dibujos, un libro para el aprendizaje del latín, que parece ser el primer libro ilustrado para niños. Planteó la obra como una enciclopedia ilustrada que posibilitara la enseñanza del latín a través de imágenes.​ El libro está dividido en 150 capítulos y contiene xilografías que ilustran el texto que las acompaña.​ Se publicó por primera vez en 1658 en latín y alemán en Núremberg,​ y pronto le siguieron traducciones a diversas lenguas. Orbis sensualium pictus ha sido señalado como una de las obras más influyentes de la literatura infantil occidental y fue muy popular en Europa hasta el siglo XVIII.


PARA SABER MÁS:




2 comentarios:

  1. Qué bonito grabado... <3

    Es interesante que en el barroco y "decadente" siglo 17 alguien ya haya dicho el tipo de cosas que "se descubrieron" hasta el siglo 20.

    El conocimiento encerrado en bibliotecas de fondos antiguos debería abrirse al público y difundirse. <3

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! qué tal ^^ ya tienes seguidora nueva. Te dejo mi blog para que puedas seguirme, deja un comentario donde más te guste =) https://diariodeunachickalit.blogspot.com.es/ Gracias y un saludito!!

    ResponderEliminar

Estoy firmemente convencido de que los comentarios en un blog son necesarios y, además, dicen mucho acerca del interés de los lectores por éste.
Por ello nunca he sido partidario de censurarlos ni borrarlos. No obstante, suscribo todas y cada una de las palabras de Jordi Adell: "Sobre los comentarios en este blog".