19 enero 2009

Conveniamus ad Cauponam

La primera vez que Miraglia vino a España, en el transcurso de una agradable sobremesa durante las II Jornadas de CulturaClasica.Com, nos contó una divertida anécdota a propósito de la visita de Hans Orberg a Italia. Después de pronunciar una conferencia en un instituto italiano acerca de los principios metodológicos de LLPSI, Orberg se dirigió al público, compuesto mayoritariamente por alumnos, y les preguntó si, tras su exposición, tenían alguna duda que plantearle. Un alumno levantó la mano y preguntó inocentemente: “¿qué ocurrió después de la discusión del capítulo XX?, ¿Aemilia tuvo un niño o una niña?”. Tras las primeras risas, la respuesta de Orberg fue: “Aemilia filios geminos habuit”. Ahora, y gracias al trabajo de Eduardus Engelsing, tenemos la oportunidad de conocer la respuesta a otra pregunta sobre nuestros personajes: ¿qué fue de Marcus, Quintus y Iulia?. Seguro que, después de leer el último post que publicamos sobre los oficios en latín, nos gustaría saber qué acabaron siendo de mayores. Nos lo van a contar ellos mismos, mientras charlan en una ‘caupona’ sobre su infancia:

Y, como toda peli que se precie, aquí están las tomas falsas:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Estoy firmemente convencido de que los comentarios en un blog son necesarios y, además, dicen mucho acerca del interés de los lectores por éste.
Por ello nunca he sido partidario de censurarlos ni borrarlos. No obstante, suscribo todas y cada una de las palabras de Jordi Adell: "Sobre los comentarios en este blog".