08 junio 2008

De sermone cotidiano

La publicación por parte de Fernando Lillo y Alejandro Valverde del cómic 'Martialis', basado en unos colloquia de los s. II-III p.C., escritos por un gramático romano conocido hoy como 'Pseudo-Dositheus' (debido a que tradicionalmente su autoría se atribuía a Dositeo, gramático del s. IV), nos ofrece la ocasión de comentar el primer capítulo del libro SERMONES ROMANI, de Hans Orberg, titulado 'De sermone cotidiano', en el que se incluyen varios de estos colloquia. En el prólogo podemos leer lo siguiente:
De sermone cotidiano Quoniam video multos cupientes Latine loqui et Graece neque facile posse propter difficultatem et multitudinem verborum, non peperci hoc facere, ut in tribus libris Interpretamentorum omnia verba conscriberem... In primo quidem libro omnia verba conscripsi per ordinem litterarum a prima littera usque ad novissimam litteram. In secundo autem plura verba secundum ordinem diversarum rerum constitui. Nunc ergo incipiam scribere -quoniam parvulis pueris incipientibus erudiri necessarium videbam- auditionem interpretamentorum sermonis cotidiani, per quem facilius Latine et Graece loqui instruantur. Idcirco paucis de sermone cotidiano conscripsi quae subiecta sunt.
El capítulo tercero (Sermones Romani, pág. 5-20) incluye los siguientes textos: I. Discipulus (I) II. Discipulus (II) III. Salutatio IV. Invitatio V. Balneum VI. Convivium VII. Tabellarius VIII. Iurgium IX. Nummularius X. Maledicta XI. Iudicium Tras este capítulo introductorio, SERMONES ROMANI incluye una selección de textos de distintos autores que puede utilizarse como antología para traducir y comentar en 2º de Bachillerato. Como en todas las ediciones didácticas de Hans Orberg, el libro nos presenta el texto original con anotaciones en latín sobre el léxico y las construcciones que no se han estudiado en FAMILIA ROMANA:
Dē sermōne cotīdiānō. Pseudo-Dositheus / Menaechmī. Plautus / Dē versibus Plautī et Phaedrī / Dē rē rūsticā. Catō / Fābulae Aesōpiae. Phaedrus / Colloquium Arminiī cum Flāvō frātre. Tacitus / Dē Christiānīs invīsīs. Tacitus / Dē cēnā magnā. Lūcās / Dē filiō perditō. Lūcās / Dē dēnāriō Caesaris. Lūcās / Ostentātor pecūniōsī. Ex Rhiētoricā ad Herennium / Vīta suāvis. Horātius / Garrulus molestus. Horātius / Dē mendāciō Papīriī Puerī. Aulus Gellius / Dē convīviō. Aulus Gellius / Dē contemnendā morte. Cicerō / “Domī nōn sum.” Cicerō / Nimis poēta es. Ligurīne! Mārtiālis / Dē quaestiōne Chrīstiānōrum. Plīnius / Passiō Scillitānōrum.
El cómic de Lillo y Valverde, tal y como nos cuentan sus autores, está basado en textos de los Colloquia del siglo III d. C. que nos ayudarán a conocer la vida cotidiana de un romano cualquiera a través de un latín auténtico. La mayoría de los textos del cómic están tomados de unos Colloquia fechados en torno al 280 d. C. que constituyen los primeros ejemplos conservados de una enseñanza del Latín y el Griego a través de contextos situacionales, tal como se hace hoy en día en cualquier método de lenguas modernas. Los textos completos de los Colloquia, incluso con su equivalente en lengua griega, se encuentran en la web de la BIBLIOTHECA AUGUSTANA, en el siguiente enlace: Hermeneumata Pseudodositheana (Corpus Glossariorum Latinorum, III, 1 sqq., ed. Georg Goetz, Leipzig 1892). Las distintas partes del cómic son las siguientes: 1. Marcial se levanta 2. Marcial en el mercado 3. Un asunto de política en el foro 4. Marcial en las termas 5. Marcial y Lucio en la taberna ♦ Con respecto al uso del método LINGVA LATINA PER SE ILLVSTRATA para la enseñanza del latín en nuestras aulas, Ansgarius Legionensis ha publicado recientemente una reseña en la web Ephemeris (periódico digital en latín): De methodo Latine docendi discendique. ♦

2 comentarios:

  1. Acabo de verlo. Lo imprimiré, y prometo leerlo.¡Esto sí que es método Orberg al 100%! Gracias por el material.

    ResponderEliminar

Estoy firmemente convencido de que los comentarios en un blog son necesarios y, además, dicen mucho acerca del interés de los lectores por éste.
Por ello nunca he sido partidario de censurarlos ni borrarlos. No obstante, suscribo todas y cada una de las palabras de Jordi Adell: "Sobre los comentarios en este blog".