10 mayo 2008

Mitología en Familia Romana

Quizás uno de los aspectos más destacables del curso LLPSI es que los alumnos estudian los temas culturales, incluyendo la mitología grecoromana, leyéndolos y comprendiéndolos en latín, al mismo tiempo que profundizan en el conocimiento de la lengua latina. Como muestra, hemos seleccionado el Capitulum XXVI, DAEDALVS ET ICARVS, en el que la esclava Syra le narra al convaleciente Quintus la historia de Dédalo e Ícaro y la huida del Laberinto, donde habían sido encerrados por orden del rey Minos, acusados de prestar ayuda a Teseo y Ariadna para acabar con el monstruoso Minotauro:

"Daedalus in labyrintho inclusus cum filio suo intra muros errabat nec exitum invenire poterat, etsi ipse labyrinthum aedificaverat. Quoniam igitur aliae viae clausae erant, ille vir audax per aera effugere constituit. Icarus autem, qui consilium patris ignorabat, humi consedit et "Fessus sum" inquit "ambulando in hoc carcere, quem ipse nobis aedificavisti, pater. Ipsi per nos hinc effugere non possumus, neque quisquam nos in fugiendo iuvare poterit, ut Theseum iuvit Ariadna. Haud longum tempus nobis reliquum est ad vivendum, nam cibus noster paene consumptus est. Ego iam paene mortuus sum. Nisi dii nos iuvabunt, numquam vivi hinc egrediemur. O dii boni, auxilium ferte nobis!"

Podemos leer el texto completo haciendo click AQUÍ. Por otro lado, y aprovechando los recursos multimedia que nos ofrece LLPSI, también podemos oir la lectura del capítulo, realizada por el propio autor, Hans Orberg (el archivo tiene 10 megas, por lo que puede tardar un poco, dependiendo de tu conexión a internet):

Además, podemos hacer ejercicios on-line sobre el gerundio, estudiado en este capítulo, en la web de Magister McCann. Por último, os mostramos el mito en la versión que Jim Henson produjo para la fabulosa serie "El Cuentacuentos":

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Estoy firmemente convencido de que los comentarios en un blog son necesarios y, además, dicen mucho acerca del interés de los lectores por éste.
Por ello nunca he sido partidario de censurarlos ni borrarlos. No obstante, suscribo todas y cada una de las palabras de Jordi Adell: "Sobre los comentarios en este blog".