28 febrero 2008

Amazon en Latín

Desde hace unos días, todas las librerías del país tienen ocupado su escaparate con Harry Potter y las Reliquias de la Muerte, la última aventura del mago adolescente. Siguiendo con el tema de las ediciones en latín, en Amazon.com podemos encontrar los dos primeros títulos de la saga: Harry Potter y la piedra filosofal y Harry Potter y la cámara secreta.

Junto a estos títulos, Amazon.com también ofrece algunas joyas de la literatura juvenil e infantil, en cuidadas ediciones de, entre otros, Terentius Tunberg, catedrático de latín de la Universidad de Kentucky.

Harrius Potter et Philosophi Lapis (Harry Potter and the Philosopher's Stone, Latine)
de J. K. Rowling, en edición de Peter Needham.


Harrius Potter et Camera Secretorum (Harry Potter and the Chamber of Secrets, Latine)
de J. K. Rowling, en edición de Peter Needham.


Regulus (Le petit Prince, Latine)
de Antoine de Saint-Exupéry, en edición de Augustus Haury.


Winnie Ille Pu (Winnie The Pooh, Latine)
de A. A. Milne, en edición de Alexander Lenard.


Cattus Petasatus (The Cat in the Hat, Latine)
del Dr. Seuss, en edición de Jennifer Morrish Tunberg y Terence Tunberg.


Quomodo Invidiosulus Nomine Grinchus Christi Natalem Abrogaverit (How the Grinch Stole Christmas, Latine)
del Dr. Seuss, en edición de Terence Tunberg.


Virent Ova! Viret Perna! (Green Eggs and Ham, Latine)
del Dr. Seuss, en edición de Guenevera Tunberg y Terence Tunberg.


Ferdinandus Taurus (The Story of Ferdinand, Latine)
de Munro Leaf, en edición de Elizabeth Hadas.


Arbor Alma (The Giving Tree, Latine)
de Shel Silverstein, en edición de Guenevera Tunberg y Terence Tunberg.


Walter Canis Inflatus (Walter the Farting Dog, Latine)
de William Kotzwinkle and Glenn Murray, en edición de Robert Dobbin.


Vere, Virginia, Sanctus Nicolaus Est! (Yes, Virginia, There Is a Santa Claus!, Latine)
de Francis Pharcellus Church, en edición de Walter Salier.


Tres Mures Caeci
de David C. Noe

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Estoy firmemente convencido de que los comentarios en un blog son necesarios y, además, dicen mucho acerca del interés de los lectores por éste.
Por ello nunca he sido partidario de censurarlos ni borrarlos. No obstante, suscribo todas y cada una de las palabras de Jordi Adell: "Sobre los comentarios en este blog".