30 septiembre 2006

Resultados de SELECTIVIDAD 2006 alumnos Orberg

Una de las mayores inquietudes del profesorado a la hora de decidirse por implantar el método de H.H. Orberg es su lógica preocupación por los resultados en las pruebas de Selectividad. Son muchos los docentes que nos han comentado a lo largo de estos años la necesidad de tener datos palpables de que sus alumnos, sometidos a pruebas objetivas y externas al centro, iban a mantener, al menos, la media de cursos anteriores con metodologías tradicionales.

Lamentablemente ésta era la cuestión clave que ponía en tela de juicio un método que ya ha demostrado su profunda fundamentación lingüística gracias a la práctica docente con alumnos de países tan diversos como Italia o Estados Unidos. Tras la celebración de las PAU andaluzas en las convocatorias de junio y septiembre, y una vez realizadas las medias correspondientes a todos los alumnos presentados en los IES "Cerro Milano" y "Sierra Nevada", se ha alcanzado un promedio de 8, lo que sitúa a nuestro alumnado muy probablemente entre los primeros centros de la provincia. Sin embargo, jamás han analizado sintácticamente ni han "destripado" texto alguno (¿en qué lengua, cuando se están aprendiendo los rudimentos de la misma, se exige analizar para entender cualquier pasaje escrito?) y han alcanzado, de forma progresiva, un elevado nivel de asimilación de los autores latinos, hasta el punto de que varios de los presentados reconocieron y tradujeron el pasaje propuesto en apenas diez minutos.

Tengo el pleno convencimiento de que estos resultados se irán revisando al alza, a medida que nosotros mismos seamos capaces de perfeccionarnos en nuestra metodología de impartición de las clases (sin ir más lejos en lo que concierne a la capacidad de hablar latín), y logremos el objetivo fundamental fundamental de la asignatura: que el alumnado llegue a pensar, gracias a la elaboración de discursos mentales en latín, en la lengua que posteriormente va a leer y entender a través de los autores. Sólo así asumirá como propias la mayoría de las estructuras de la lengua latina.

1 comentario:

  1. Salvador Pérez13 agosto, 2007 00:04

    Mi más sincera enhorabuena por tan buenos resultados.
    Definitivamente este artículo me ha quitado de dudas de que este método funciona y muy bien. La "asignatura" pendiente del método del Profesor Hans H. Orberg era si iba a servir para que los alumnos que lo estudiasen pudieran presentarse con garantías a la PAU.
    Queda claro que la respuesta es "rotundamente sí".
    Espero que cunda el ejemplo en más centros y de esta forma se recupere el uso del latín de una forma natural, lo que conllevaría a que se le quiten razones a los muchos que hasta ahora siguen pensando que esta lengua esta bien "muerta" y que no sirve para nada.
    Reitero mis felicitaciones a los alumnos que han conseguido tan buenas puntuaciones y por consiguiente, también a esos profesores que han realizado con su esfuerzo, que el latín vuelva a sentirse como algo "vivo" y de total actualidad. ¿Como vamos a enamorarnos del castellano, sin beber al mismo tiempo directamente de sus raíces?.
    Como me decía hace poco un joven recién iniciado en el estudio del libro "Familia Romana" : "no solo estoy aprendiendo latín, sino que me estoy dando cuenta de por qué hablo lo que hablo".
    Lo dicho, felicidades a los alumnos y a los profesores que han hecho posible todo ello.
    A mí particularmente me han hecho muy feliz con este artículo y me reafirma en que este método da resultado.

    ResponderEliminar

Estoy firmemente convencido de que los comentarios en un blog son necesarios y, además, dicen mucho acerca del interés de los lectores por éste.
Por ello nunca he sido partidario de censurarlos ni borrarlos. No obstante, suscribo todas y cada una de las palabras de Jordi Adell: "Sobre los comentarios en este blog".