14 noviembre 2005

Un mes y medio con el método Orberg

Yo uso en clase el método de Orberg con mis alumnos y va muy bien, o eso creo. Ellos están contentos al menos, porque les resulta fácil y ven que lo que van leyendo lo van entendiendo y esto para chicos de 16 años es muy alentador, porque llevan muchos años estudiando inglés o francés y no lo entienden tanto como entiende las lecciones del método Orberg. Yo no doy las clases íntegras en latín, sobre todo porque no tengo soltura para hablarlo, pero sí que una parte de la clase se las digo en latín: "abrimos el libro por la página tal", "¿Lo entendéis?", "¿Qué significa tal palabra en español?" "¿Qué quiere decir el texto?" o cosas así de simples y con vocabulario que ellos conozcan, todos los verbos en presente de indicativo. A medida que vamos estudiando aspectos gramaticales los voy incluyendo yo en esta parte "oral". Incluso les hago en latín preguntas sobre el texto y les exijo las respuestas en latín ¡¡Y LO HACEN BIEN!!. Ojalá pudiera hablarles un latín más fluido para que fueran haciendo el oído a la lengua. Yo te digo que los míos están muy contentos. Tenemos el primer examen el lunes y ya me han dicho hoy que se han estudiado una parte. Ellos por lo general no suelen estudiar hasta el día antes y con latín 4 días antes ya estaban estudiando. Yo sólo les he mandado para el examen que se leyeran los 6 capítulos que hemos dado y que se repasen terminaciones verbales activas y pasivas. Y ya hoy alguno se había leído la mitad. O sea, que yo veo que les motiva el método, pero les motiva porque ven que el latín lo leen y lo entienden sin necesidad de traducirlo. El tema 6 lo hemos traducido en gran parte porque están las indicaciones de lugar y la voz pasiva y me interesaba que lo hicieran para asegurarme de que lo habían pillado. Algo que sólo he hecho una vez y que quiero volver a retomar más en serio con ellos son las retroversiones: pasar del español al latín, sobre todo para afianzar vocabulario y terminaciones nominales y adjetivales, de tal manera que les refuerzo la lengua desde dos puntos de vista y no desde uno. Esta es mi experiencia de mes y medio con el Orberg. Por ahora la veo positiva, cuando lleguen los exámenes de evaluación ya veremos realmente cómo ha ido la cosa, pero al menos están motivados y alguno ya me ha dicho que si para filología clásica es necesario también estudiar griego (esto lo llevan un poco peor). Alejandro Pastor (Madrid)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Estoy firmemente convencido de que los comentarios en un blog son necesarios y, además, dicen mucho acerca del interés de los lectores por éste.
Por ello nunca he sido partidario de censurarlos ni borrarlos. No obstante, suscribo todas y cada una de las palabras de Jordi Adell: "Sobre los comentarios en este blog".