26 diciembre 2005

Comentarios de alumnos de Málaga

Desde mi punto de vista el método de Latín que este año tenemos es bastante mejor que el anterior, ya que nos permite aprender latín de forma amena y apenas sin darnos cuenta. Estudiarse las declinaciones no resulta tan complicado al estudiarlas poco a poco en cada capítulo y por ahora estoy bastante contenta con la asignatura. .............................................................................................. Me parece un buen método en el que se ve claramente para que sirve cada cosa, este año entiendo las cosas más claramente que el año pasado, en lo que llevamos de curso creo que aprenderé más y esta vez entenderé lo que me estudio. Sinceramente no hace falta estudiar mucho (por ahora), sólo con practicar me vale .............................................................................................. Opino que el método de enseñanza utilizado en latín es bastante bueno, aunque no tenga con qué compararlo. Me resulta bastante fácil aprender de esta manera y, que haya gran cantidad de ejercicios no supone ningún inconveniente, ya que creo que ello facilita el estudio y aprendizaje de la asignatura. Considero este método muy satisfactorio .............................................................................................. No tengo una opinión muy bien definida sobre el método de aprendizaje de latín que estamos poniendo en práctica, pero encuentro más ventajas que inconvenientes a la hora de estudiar. Solía pensar que el latín era un idioma aburrido, difícil e inservible, todo ello alentado por lo que nos contaban los alumnos mayores que nosotros.Pero al vivir yo misma la experiencia de estudiarlo he de decir que el latín es interesante, no presenta una dificultad excesiva y me ayuda a comprender ciertas dudas sobre el origen de palabras pertenecientes al vocabulario actual, sobre todo porque en algunos casos evita esos errores ortográficos tan frecuentes .............................................................................................. El libro de texto, naranja, está muy bien acerca de los contenidos porque se aprende en cada tema algo distinto. Con algo distinto no me refiero a cualquier tontería, 1puede parecer difícil pero con la práctica se consigue entender prácticamente todo. Al libro no le veo muchos puntos malos por no decir casi ninguno. A veces el libro llega a hacerse un poco pesado al contar con demasiadas repeticiones. Si tuviera que poner nota le pondría un 8. Referente al libro de ejercicios tiene sus pros y contras. Son demasiados ejercicios para hacer y llega a ser cansino pero lo bueno que tiene es que con ellos se ponen en práctica los conocimientos aprendidos en el otro libro y son la mejor forma de entenderlo según mi punto de vista. A este libro le doy un 7.Por último decir que el manual de instrucciones es muy útil una vez terminada la lección para aclarar todo tipo de dudas acerca de lo leído. Un 9, quizá falten más ejemplos por cada apartado ............................................................................................ Este año es la primera vez que estudio latín, por lo que no he podido ver el método del año pasado, pero por lo que me han dicho éste es mucho mejor. La verdad es que con este libro estoy aprendiendo bastante y me gusta la forma de aprender latín: leyéndolo en las clases y comprendiéndolo y luego en mi casa, volviéndolo a leer. Haciendo eso y además los ejercicios, consigo aprenderme las cosas. Se explica bien la gramática y el libro de instrucciones también aclara muchas cosas después de haber leído cada tema.

15 noviembre 2005

Consejos de Hans ORBERG a los profesores

Mi primer consejo es que los profesores se liberen de la idea inveterada de que una frase latina no se entiende sin previa consulta de un glosario, análisis gramatical y traducción al pie de la letra. Lo principal es acostumbrar a los alumnos a deducir el sentido de las palabras y las reglas gramaticales por su propia observación del texto. Esto es posible con mis textos elementales porque son inteligibles a partir del contexto. Sin embargo, los alumnos necesitan cierta ayuda para poder hacer las observaciones pertinentes en cada capítulo. A tal efecto se facilita la guía Latine disco, manual que contiene tanto explicaciones gramaticales como informaciones reales. Este manual ha sido traducido y adaptado al español por mis amigos los profesores Emilio Canales Muñoz y Antonio González Amador. Constituye un medio para asimilar la gramática, no para traducir los textos, porque los alumnos pueden leerlos y entenderlos inmediatamente sin traducir, hasta sin necesidad de traducir: ¡los alumnos mismos sienten que la traducción es algo superfluo, una pérdida de tiempo, cuando ya han entendido el texto! Si el profesor, para verificar la comprensión, pide a los alumnos que traduzcan, éstos lo hacen sin problemas. El hecho es que lo que uno ha entendido bien puede sin más reproducirlo en su lengua materna. Por lo demás, el control de la comprensión del texto, de la gramática y del léxico, se realiza convenientemente mediante ejercicios, tanto los llamados Pensa, que se hallan al final de cada capítulo, como los ejercicios suplementarios publicados en volúmenes separados: Exercitia Latina I y II. Está disponible también una versión interactiva en CD-ROM de los Pensa. Hans Orberg

14 noviembre 2005

Un mes y medio con el método Orberg

Yo uso en clase el método de Orberg con mis alumnos y va muy bien, o eso creo. Ellos están contentos al menos, porque les resulta fácil y ven que lo que van leyendo lo van entendiendo y esto para chicos de 16 años es muy alentador, porque llevan muchos años estudiando inglés o francés y no lo entienden tanto como entiende las lecciones del método Orberg. Yo no doy las clases íntegras en latín, sobre todo porque no tengo soltura para hablarlo, pero sí que una parte de la clase se las digo en latín: "abrimos el libro por la página tal", "¿Lo entendéis?", "¿Qué significa tal palabra en español?" "¿Qué quiere decir el texto?" o cosas así de simples y con vocabulario que ellos conozcan, todos los verbos en presente de indicativo. A medida que vamos estudiando aspectos gramaticales los voy incluyendo yo en esta parte "oral". Incluso les hago en latín preguntas sobre el texto y les exijo las respuestas en latín ¡¡Y LO HACEN BIEN!!. Ojalá pudiera hablarles un latín más fluido para que fueran haciendo el oído a la lengua. Yo te digo que los míos están muy contentos. Tenemos el primer examen el lunes y ya me han dicho hoy que se han estudiado una parte. Ellos por lo general no suelen estudiar hasta el día antes y con latín 4 días antes ya estaban estudiando. Yo sólo les he mandado para el examen que se leyeran los 6 capítulos que hemos dado y que se repasen terminaciones verbales activas y pasivas. Y ya hoy alguno se había leído la mitad. O sea, que yo veo que les motiva el método, pero les motiva porque ven que el latín lo leen y lo entienden sin necesidad de traducirlo. El tema 6 lo hemos traducido en gran parte porque están las indicaciones de lugar y la voz pasiva y me interesaba que lo hicieran para asegurarme de que lo habían pillado. Algo que sólo he hecho una vez y que quiero volver a retomar más en serio con ellos son las retroversiones: pasar del español al latín, sobre todo para afianzar vocabulario y terminaciones nominales y adjetivales, de tal manera que les refuerzo la lengua desde dos puntos de vista y no desde uno. Esta es mi experiencia de mes y medio con el Orberg. Por ahora la veo positiva, cuando lleguen los exámenes de evaluación ya veremos realmente cómo ha ido la cosa, pero al menos están motivados y alguno ya me ha dicho que si para filología clásica es necesario también estudiar griego (esto lo llevan un poco peor). Alejandro Pastor (Madrid)

03 noviembre 2005

LINGVA LATINA, un ejemplo para todos

Después de dos años aplicando el LINGVA LATINA entiendo que más de 20.000 alumnos italianos tengan este manual como libro de texto. El maestro Orberg, con su labor de más de cincuenta años dando lecciones de cómo no se debe impartir latín y demostrándonos a los docentes españoles nuestros errores en cada página de FAMILIA ROMANA o ROMA AETERNA, debería convertirse en un referente, en tanto que refuta con una claridad meridiana las equívocas convicciones de quienes imparten latín bajo el supuesto de que sólo pueden aprenderse las lenguas clásicas por una única vía: sometiendo al alumno a un ejercicio memorístico que tiene como base interminables apriorismos y frases descontextualizadas.
Un cordial saludo.

01 noviembre 2005

comentario desde Madrid

Yo he empezado este año con el método en un colegio de Madrid. El primer sorprendido soy yo porque mis alumnos son capaces de ir entendiendo el latín sin necesidad apenas de explicaciones sintácticas. Veo una diferencia entre 1º y 2º: las de 2º saben mucha sintaxis y gramática, pero no entienden el latín: saben lo que hay en la pizarra, pero no lo que quiere decir todo ese conjunto de reglas. Los de 1º van entendiendo el latín: no saben que eso es un acusativo, ni un genitivo, ni nada de eso, pero ven el texto latino y lo entienden. Me sorprendió ayer cuando leímos una frase con muchas palabras acabadas en -i (nominativos plurales y genitivos singulares de la 2ª) y ninguno se planteó nada raro en la frase. Les pedí la traducción y la hicieron. Las de 2º se habrían parado a plantearse cuál era genitivo y cuál nominativo, pero los de 1º como si nada, como si fuese español. Yo no les explico, por ejemplo, el acusativo y luego vemos ejemplos. Hago lo contrario. Leo un texto y, desde que sale algo nuevo, les pregunto qué es lo que entienden (por el ejemplo el acusativo en la oración Marcus Iuliam pulsat). Ellos conocen ya de antes la forma Iulia, pero en el texto aparece Iuliam y según aparece esa forma les pregunto qué es lo que entienden. Ellos lo entienden. Les pido la traducción y la hacen bien. Como ya sé que la hacen bien yo no les pido más traducciones de acusativos, porque se que lo han entendido y lo único que hacemos es leer. Al final les pido que me resuman el texto. Y lo resumen en un 90% (sin haberles explicado la morfología). Una vez hecho esto leo de nuevo el texto para ver el vocabulario, pero no les digo el significado de las palabras que no entienden, sino que los oriento para que ellos deduzcan el significado a través de otras palabras: "es un sinónimo de..." (y les digo un palabra en latín que ellos conocen), "es lo contrario de...", "en español de ahí deriva tal palabra". Pero yo nunca les traduzco nada. Pongo un ejemplo: en las primeras lecciones salió la palabra ceteri. Ninguno la entendía. Y les puse en la pizarra: In Africa multi fluuii sunt: unus magnus est. Ceteri parui sunt. Con esto, un poco de gesticulación y un dibujo de África en la pizarra con muchos ríos pequeños y uno grande, les sirvió para saber qué era ceteri. Lo importante es que lo entiendan dentro de una frase, no como palabra suelta. Una vez entendido esto, les explico esas palabras con nuevas terminaciones, extrayéndolas del texto y poniéndolas al lado de las que están en nominativo para que vean las diferentes formas que adopta y cuando se usa cada una (sin hablarles de acusativo ni de caso). Una vez oigan la explicación te dirán lo que a mí: "¡aah!, o sea, un complemento directo". Ellos entienden el latín por el propio latín, no por el español. Es verdad que el texto solo no vale muchas veces, sino que hay que usar también algo de imaginación. Los niños, o al menos los míos, se extrañan mucho porque no les explico las cosas, sino que hago que ellos las deduzcan. Esto es mejor que ser nosotros los que le demos todo hecho. Por lo que planteas de las preguntas de sintaxis y morfología, te digo que eso lo trabajaré yo en 2º. Pero lo haré a partir de textos que ellos entiendan: leeremos un capítulo del Oerberg y cuando ya lo entiendan, entonces ahí trabajaremos el análisis, pero sabiendo ellos qué dice el texto. Y con la morfología lo mismo: analizaremos morfológicamente las palabras cuando ellos las entiendan y nunca antes. Sé que todo es nuevo, también para mí, pero lo que llevo visto hasta ahora, me va gustando. Comenzaré la lección 5 la semana que viene y a partir de ahí empezaré yo a hablarles (o intentarlo al menos) en latín. He esperado hasta ahora para que ellos tuviesen un vacabulario base para que vean que el latín es un medio de comunicación y no una asignatura de colegio que hace favores al departamento de lengua española para que los niños practiquen la sintaxis. Un saludo, Alejandro Pastor

comentario desde Fuerte Ventura, Canarias

Hola Antonio Soy Higinio, de Canarias. Te llamé hace unos días con mil dudas sobre el curso de Orberg... Bueno, pues sólo he dado tres clases y estoy sorprendido de lo bien que va todo. Nunca había visto a los alumnos de Latín tan motivados: me saludan en latín por los pasillos y al entrar en clase, tengo que elegir entre varios voluntarios para leer, casi todos participan...en fin, parece un sueño jaja... y todo eso sin contar que yo me lo estoy pasando muy bien. Desde luego, para mi, y aunque todavía sea pronto para poder hablar con perspectiva, este metodo de Latín es el futuro. Así que, superadas ya todas las dudas, te escribo este email para pedirte los libros y dejar de usar fotocopias. Higinio Pulido

comentario desde Estepona, Málaga

Gracias a Dios, ya he empezado con el método. Tengo 18 alumnos en 1º de Bachillerato. De momento (voy por el capítulo II) estoy muy contento, aunque he de reconocer que el trabajo es mayor para el profesor y para los alumnos, pero la experiencia es muy, pero que muy recomendable. En mi colegio (de Estepona) ponemos Cultura Clásica obligatoria para los de 4º de ESO y también he puesto el LINGVA LATINA en este curso (unos 70 alumnos). Aquí tengo más problemas porque obviamente hay alumnos que pasan de la asignatura y, sobre todo, que con tantos alumnos es mucho más complicado llevar un control de todo y de todos. De momento yo mando todos los exercitia (tras cada lectio) y los corrijo en clase (a veces, me ocupa más tiempo del debido) y, al final, los pensa. Os iré informando de todo. Hay alumnos en 4º que están no animados, sino emocionados con la asignatura, de verdad. Francisco Casillas

comentario desde Ciudad Real

Saludos amigos: Abro este tema para compartir experiencias e ideas sobre el curso Lingua Latina per se Illustrata. Parece que este año vamos a ser ya unos cuantos profesores los que nos vamos a aventurar con este método en nuestras clases. Yo ya lo puse en práctica el curso pasado, creo que con muy buenos resultados, en primero. A lo largo de este curso voy a seguir con el método en 2º. Trataré de terminar el Familia Romana en el primer trimestre y dedicar los dos siguientes a trabajar con la edición de Cesar de Oerberg. En primero tengo un curso con veintidós alumnos. Teniendo en cuenta que el año pasado sólo tenía cinco, para mí va a ser un reto totalmente nuevo. Así que os invito a todos los que estéis trabajando con este método (o a los que tengáis curiosodad sobre el mismo) a participar en el foro para compartir nuestras experiencias. Un saludo, Carlos Aguirre

Sobre el curso 'Lingua Latina' de Hans Orberg

LINGVA LATINA per se illustrata, de Hans H. Orberg, es un curso de latín escrito enteramente en lengua latina basado en el 'método inductivo-contextual' de aprendizaje de las lenguas. Consta de dos partes, FAMILIA ROMANA, el curso básico (aplicable a 1º y 2º de Bachillerato), y ROMA AETERNA, el curso avanzado (que contiene una antología de textos de diversos autores latinos), acompañado de un volumen de Indices. El método se complementa con unos Manuales para el Alumno, LATINE DISCO I y LATINE DISCO II, necesarios para la aplicación del curso en clase, y dos libros de ejercicios (EXERCITIA LATINA I y EXERCITIA LATINA II) que el profesor puede utilizar con los alumnos como material suplementario. El método incorpora varios materiales complementarios, en su mayoría textos de diversos autores, para su uso en los distintos niveles. Existe además una versión del curso en cuatro CD-ROM. LINGVA LATINA propone un texto latino que los alumnos pueden leer y comprender inmediatamente sin necesidad de traducir. En este texto cada frase es inteligible per se, porque el sentido y la función de todas las palabras nuevas y de todas las formas se explica por el contexto, o bien por las ilustraciones o las notas al margen. Esto implica que el texto esté cuidadosamente graduado, pero para que el aprendizaje sea verdaderamente eficaz, el contenido debe estimular el interés y permitir que el lector pueda imaginarse las escenas descritas. Con tal fin los capítulos de la primera parte constituyen una entretenida narración, que incita a los alumnos a seguir leyendo para conocer la continuación de la historia. La lectura de esta “novela” latina sirve, asimismo, de introducción a la vida y la cultura de los antiguos romanos. Los libros y CDs del curso LINGVA LATINA se pueden adquirir en: http://www.culturaclasica.com/lingualatina/libros.htm